Editoriales
Cuba en los umbrales de la cuarta ola de democratización
Por Joaquín Cabezas de León
28 - 10 - 22
El presente artículo realiza un análisis de la realidad cubana valorando las tendencias puntuales que la domina y evalúa los diferente escenario y agentes del cambio que pueden propiciar una transición hacia la democracia.

El académico norteamericano Samuel P Huntington en su libro de política comparada La tercera ola, la democratización a finales del siglo XX describe según su criterio los progresos de la democracia y las enmarca en tres olas, señalando el inicio de la tercera ola de democratización con la  Revolución de los Claveles en Portugal en 1974, ola, con la particularidad que a finales de los años 80 desintegro  el bloque comunista democratizando muchos de estos país y otros como Rusia, Bielorrusia, por mencionar algunos, convirtiéndolo en sistemas autoritarios, estos procesos o esta olas democratizadoras, están acompañadas de contraolas según Huntington, retrocesos y perdida de la calidad democrática como ha sucedido en América Latina y  otras latitudes.

Sin debatir a fondo el concepto de democracias el cual apreciamos   muchas de   sus versiones carecen de la amplitud, alcance y descuidan otros asuntos que enriquecen y amplían sus contenidos, preferimos utilizar el concepto de poliarquía del profesor estadunidense Robert Dahl con algunas significaciones donde tenga en cuenta que la democracia sin los imperativos de la justicia social y la participación ciudadana activa convierte al ciudadano en un sujeto desarticulado, dejando su destino en manos de políticos profesionales, tecnócratas e intereses corporativos, en el concepto de poliarquía de Dahl se hace énfasis no solo en la competencia y la participación política, también puntualiza y sito: niveles esenciales de libertad( de expresión, prensa y demás ) y un pluralismo que permita que la gente se forme y exprese sus preferencia políticas de un modo que tenga sentido; y a este agregar algunos elemento que la enriquecerían, la democracia no es un mecanismo abstracto tiene que tomar cuerpo en realidades concreta y traducirse en una dirección múltiple, en lo político, social y económico así estaremos construyendo democracias robustas en el marco de nuestra cultura y la que necesita Cuba no escapa de estas pretensiones.

  Algunos estudios plantean siguiendo la metodología del Huntington que la primavera árabe es el inicio de una cuarta ola democratizadora y pienso que Cuba pudiera estar en los umbrales de ingresar a esa cuarta ola, tema del cual se ha escrito y hablado en demasía, con altos nivel especulativo, este pensar la transición es un ejercicio importante para poder rediseñar la realidad y concretar y dirigir acciones en la praxis.

Los análisis estarán dirigidos a valorar tendencia de la sociedad Cubana de hoy de ahora mismo, estas tendencias son variables sociales condicionadas por factores endógenos y exógenos y como variable están limitada y pueden cambiar con rapidez o lentitud, además de estar influenciadas por factores subjetivo y objetivos, pienso que la sociedad cubana está en tránsito y esa transición no es tan invisible como expresa metafóricamente Rafael Rojas Gutiérrez , tengo un criterio contradictorio a lo que plantea el grupo de poder y alguno sectores anticastrista que no aprecian los notables cambios que ha sufrido la sociedad cubana en los últimos años en su interior, lo que sucedes que esos cambio no han tenido expresión en la institucionalidad política, analizaremos factores condicionante del cambio, actores y agentes de cambio, y sus posibles escenarios.

Los procesos de transición democrática son procesos complejos de alta conflictividad donde un sistema político no democrático da paso a la formación de un sistema político con instituciones democráticas capaz de canalizar la pluralidad de los actores políticos y negociar las reglas del juego político con trasformaciones en los mecanismos de participación

De las premisas para la transición democrática en Cuba

1.-El sistema político cubano está en crisis por el agotamiento del régimen político y su sistema normativo que a pesar de las oscilaciones en los último treinta años se ha erosionado considerablemente y una muestra palpable de esa crisis, su cresta fue las protestas sociales de julio del 2011 realizadas en algunas ciudades del país,  este proceso de crisis, el poder lo ha manejado sin que resienta profundamente la gobernabilidad, la base social del régimen ha disminuido considerablemente, perdiendo su poder de convocatoria reflejándose en sectores nada despreciable de jóvenes, profesionales, artista y núcleos contestatarios de las periferias de las ciudades

1.1,-Es notable los cambios culturales y de estilos de vida en la población que nada tienen que ver con la ideología revolucionaria, la esfera simbólica está altamente erosionada, los sueños de la construcción de una sociedad alternativas se han revertido  en una subsistencia pecaría atada a  infinitud de mecanismo de control sobre los individuos, los modos coloquiales de expresión son muy gráficos en mostrar el estado de una sociedad, si usted le pregunta a un cubano como está la vida te responde aquí escapando. 

2.la economía cubana se encuentra en una profunda crisis sistémica la llamada actualización del modelo de desarrollo socialista cubano su implementación no ha cumplido ni remotamente los objetivos programado existe un nivel de carencia de productos básico solo comparado con la crisis del año noventa, el nivel de inflación supero con creses lo planificado en el ajuste económico concebido por el poder, la tarea ordenamiento no surtió su cometido para lo que fue implementada estamos encadenado al dólar y otras divisa como el euro y el dólar canadiense con una tasa informal de cambio elevadísima y una tasa formal sobreevaluada, que no refleja el valor real del peso cubano lo que crea un desajuste en la economía y la incapacidad de trabajar con sistema de costo reales, el sistema energético nacional está altamente comprometido y todas las estrategias empleadas para su despegue y normalización han fracasado el poder solo reduce su accionar a paliativos circunstanciales, la deuda del gobierno cubano con sus acreedores es cuantiosa y la escasez de divisa es notable al extremo que el otrora ministro de economía cubano sr José Luis Rodríguez manifestó que era preocupante de donde saldrían las divisa necesaria para que el país en este 2022 pudiera  sostener mínimamente la economía, el nivel de exportaciones ha caído drásticamente y muchas de la empresa exportadoras están con números rojos, los acreedores internacionales miran con recelo la economía cubana, por el fantasma permanente del riesgo Cuba, las inversiones directas de capital han menguado por la imposibilidad de los inversionista extranjero de repatriar sus ganancias y la zona de desarrollo especial Mariel está muy lejos de sus expectativas operacionales.

2.1 las reformas estructurales llevadas a cabo por el régimen se han visto limitada por varias causas, papel central del estado en controlar los factores económicos, falta de secuencias, economía altamente burocratizada, índices elevadísimos de corrupción y el papel de subordinación y discriminatorio de los nuevos actores económicos que frena su expansión y desarrollo.

2-3 otro factor que entorpece el entramado de la depauperada economía cubana es el embargo económico del Gobierno de los Estados Unidos de América el cual en mi criterio afecta notablemente el tema financiero y entorpece considerablemente las relaciones de cualquier actor económico cubano con los bancos y los créditos y considero que no solo impacta en el estado cubano, también hace estrago en accionar de los nuevos actores emergente de la economía.

2.4la economía cubana históricamente ha tenido problema con su sector externo y en esta etapa se ha agudizado presentando graves dificultades de insertase a los requerimientos de la economía global otro fenómeno que se une en este periodo es el impacto de la crisis mundial y las consecuencias del covid-19

2-5 como era de esperar todas estas situaciones adversas de la economía cubana han hecho estrago en los sistemas de seguridad social y en sectores como el de la salud, educación que se han deteriorados considerablemente, otro aspecto a destacar es el relativo con la pobreza para el cual no existe estadística confiable tanto oficiales como de investigadores independiente, el desaparecido  sociólogo cubano Juan Valdez en su libro la evolución del poder en la revolución cubana plantea que un veinte por ciento de la población cubana se encuentra en el umbral de la pobreza tomando ese criterio del Sr Valdez como referencia y teniendo en cuenta dos fenómeno de los último años en la sociedad cubana el incremento de la desigualdades, y el impacto de las múltiples crisis que han gravitado en la sociedad, podemos empíricamente afirmar que un 20 % de la población cubana se encuentra en niveles de pobreza y sobre el 25 % en los umbrales de la pobreza estas cifras son especulativa por el hecho de ser un tema poco tratado por los economistas oficiales y  no existir estadísticas confiables en el país, hasta el trovador Silvio Rodríguez ha hecho referencia al asunto de la pobreza en cuba, programado recitales en los sitios más vulnerable.  

3-Lo social un analices objetivo de la sociedad cubana actual nos informa de un proceso de pluralización cada vez  más extensivo y diverso, el poder tiene graves problema a la ahora de conformar conceso y hegemonías por el profundo descontento social, además sus correas de transmisión lo que denomina la sociedad civil socialista se encuentran altamente erosionada no representa las diversidades de cosmovisión de los ciudadanos, la inercia social domina todo el entramado de una estructura  agotada en una retórica disfuncional que nada tiene que ver con las necesidades, las demandas y los sueños de una masa crítica de sujetos sociales que no encuentra identidad en las propuestas del poder que insiste en esquemas ideologizados y desvinculados de las realidades del siglo XXI, la pluralización se manifiesta en dos direcciones en los cambios de la  sociabilidad que trata de desmarcarse de la llamada por el régimen sociedad civil socialista buscando tipo de sociabilidad alternativa y del sistema simbólico el cual impacta en una cultura diversa que emerge pujante de lo profundo de la sociedad, un hecho que nos muestra esa tendencia es la revalorización de la republica antes del 59,la cultura política tiene una nueva visión crítica más equilibrada y con balances objetivos, lejos de la tierra arrasada que hizo de aquella republica los ideólogos e historiadores del régimen

3.1-Existen otros factores que influyen en la disfuncionalidad social, el sistema cubano como muchos autores han reconocido a hechos daños antropológicos en el sujeto social el cual está dominado por la apatía, el escepticismo, la atomización social, la suspicacia, la articulación de un individualismo raigal y no funcional, unido a una cultura que desprecia, lo político, lo cívico es un buen caldo de cultivo que impide las asociaciones robustas de manera alternativa. 

3.2-la sociedad civil emergente o alternativa: a partir de la reconversión de la resistencia anticastrista del método armado por el procedimiento de la lucha cívica y enarbolar en primer orden los derechos humanos hay un cambio radical en los fundamentos y la naturaleza de cuál sería el sujeto que impulsara el cambio prodemocrático desde el interior de la sociedad lo que denominan oposición interna y prefiero  conceptualizar como sociedad civil emergente o alternativa en primer lugar por ser un concepto más abarcador, más multipropósito que engloba a grupos de derechos humanos, disidentes, grupo profesionales ,blogueros hay que tener en cuenta que el espacio público tiene una dimensión virtual muy importante y eficaz, nuevos liderazgo, movimientos contestatarios y el fenómenos de los nuevos actores económicos no estatales que en su accionar desnaturalizan al régimen aunque este trate de enmarcarlos en sus propósitos sistémicos estos por su naturalezas y proyección son anti sistémicos y en los limitados espacios que han tenido que interactuar le comienzan a cambiar el rostro al país  y más que el rostro a fortalecer dinámicas de autonomía.

De actores, escenarios y otros dilemas, la pasión de Nostradamus

Un análisis de los posibles actores y escenario de la transición en Cuba es un ejercicio extremadamente especulativo y toda la experiencia de las diferentes transiciones ocurridas en los últimos cuarenta años son referencia a tener en cuenta, pueden servir como elementos para trazar hojas de rutas nominativas, por las características de la sociedad cubana que pienso es una singularidad por ser al mismo tiempo un sistema postotalitario en descomposición, un país del tercer mundo, latinoamericano, el sistema político imperantes es el resultado de la confluencia de diferentes procesos ideológico dentro de una revolución radical, procesos fundado y dirigidos por políticos carismáticos, representativos del siglo XX ( Fidel Castro Ruz, El Che Guevara), que en su momento fueron las Cabezas más visibles del utopismo revolucionario patología político-social que padeció América Latina en las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado, a la vez que incorporo a su arsenal ideológico la nefasta saga del Leninismo y el estalinismo y a estos ingredientes, el caudillismo y el populismo latinoamericano, en su peor entrega que tanto estrago tiene en su haber y continua causando desde el rio Bravo hasta la Patagonia.

El análisis de actores y escenario tiene el criterio de valorar tendencias actuales, no es una proyección normativa del debe ser, es como pudiera ser si valoramos las tendencias y las variables presentes en este complejo tiempo que vive la sociedad cubana, como variables sociales están sujeta a multiplicidad de factores que deben accionar en una dirección y otra y configurar diferentes escenario y potenciar sujetos de cambio de disímil naturaleza en la presente valoración se privilegian actores del cambio endógeno que deben ser el movimiento opositor, la sociedad civil alternativa en su más amplio concepto, segmento reformistas y pragmático dentro del poder y como único factor exógeno el gobierno de los Estados Unidos de América por su proximidad geográfica y por el peso geopolítico que tiene en la región, unido estos elementos a la existencia de una poderosa bien articulada y con estrecho vínculos en la política doméstica de Estados Unidos de América Comunidad de exiliados Cubana.

A continuación, les presento en esta suerte de creerme Nostradamus cuatro posibles escenarios para una transición cubana a la democracia, escenarios matrices porque de ellos pueden derivar lo que denominaríamos escenarios entrelazados o mixtos es decir que tienen elemento de un escenario mesclado con otros por ser procesos sociales que no se pueden aislar como elementos químicos en un laboratorio y que se manifiestan contradictorios, complejos y dinámicos al igual que el accionar de los actores de cambios que están sujetos a los procesos reales del entorno social y los cambios y proyecciones de sus subjetividades, estos escenarios tienen grados de probabilidad y tendencia que es lo que trataremos de describir y no de normalizar.

Primer escenario La intervención Humanitaria:

Con el fin de la llamada guerra fría y el derrumbe del malogrado socialismo de estado en la antigua URSS y varios países de Europa del este, la configuración del orden mundial parecía ser dominada por los que algunos politólogos denominaban el nuevo orden mundial unipolar que fue un espejismo de los primeros años de la caída del muro de Berlín y el falso optimismo de Francis Fukuyama con su fin de la historia esa versión trasnochada de la fusión de Friedrich Hegel y Friedrich Nietzsche.

En ese periodo  Estados Unidos y el mundo Occidental promovieron un tipo de política de exportar sus valores especialmente la democracia y los derechos humano utilizando mecanismos de intervenciones humanitaria auspiciadas por organismo internacionales como la Naciones Unidad con el fin de promover la democracia como forma de gobierno y el optimismo de Fukuyama se convirtió en un escepticismo radical cuando diferentes administraciones estadunidense fracasaron en exportar la democracia, en Haití, Irak , Afganistán con elevados costo en todos los órdenes tanto para los Estados Unidos como para los países donde se efectuaron, además de no cumplir sus objetivos de democratizar las sociedades y promover los derechos humanos

El mundo de la posguerra fría se fue convirtiendo en un orden multipolar por la aparición en el escenario internacional de potencias autocráticas como China y Rusia que no comparten los valores occidentales de democracia liberal y otras aspirantes a potencia emergente (Irán, India) han oxigenado a los regímenes hostiles a la democracia y a los derechos humano como el caso de Cuba que busca espacios en los nuevos entramados geopolíticos con esta reconfiguración del mundo posguerra fría

Una intervención Humanitaria en Cuba seria extremadamente problemática para los Estados Unidos en primer orden por la cercanía de Cuba y los grandes riegos que corre con un problema de inestabilidad política puede provocar un éxodo masivo, sería muy difícil para la diplomacia norteamericana, buscar concesos y aliados en países latinoamericano para asumir un evento de esa naturaleza recuérdese el rechazo de varios países de la región al tema de no invitar al régimen cubano a la Cumbre de las Américas que puso en peligro su realización, a esto se une un cambio de percepción por parte de la política exterior de los Estados Unidos al evaluar los costos de la intervenciones Humanitaria y en la inmensa mayoría los pobres resultado como declara el académico Walter Russel Mead experto en política exterior son los actores locales los que deberían tener un papel central, evitando los costosísimos e inciertos proceso de state -building y no ser impuesta desde afuera la democratización y en esa dirección se dirigen todo los esfuerzo de la política exterior de los Estados Unidos de Norteamérica por supuesto con sus matices y característica.   

Evaluar este escenario nos informa de lo poco probable en el contexto actual la intervención humanitaria y no descartar una política dirigida con sus matices a apelar a los poderes blando del gobierno y la nación norteamericana que pueden lograr efectos muy positivos en un segmento considerable de la población cubana y una fracción de su elite renovada, que tiene lazos afectivos y admiración por los Estados Unidos de América.   

Un segundo escenario la democratización desde el poder

Entre las variables que la experiencia histórica de los procesos de transito ha demostrado  ser efectivas es el proceso de democratización desde el poder cuando las elites toman conciencia de la necesidad de impulsar cambios prodemocráticos y buscan iniciar un dialogo con la oposición prodemocrática para pactar una transición en estos casos el balance de poder favorece a los segmentos reformistas y pragmáticos dentro de la elite gobernante y en la oposición prodemocrática los moderados son mayorías.

En el contexto actual de la sociedad cubana existen una serie de tendencia que nos indican y alejan una solución por esta vía, el régimen cubano no tiene una voluntad de cambio ni reformista, el cambio generacional de la elite a estado controlado y dirigido por las figuras histórica ortodoxas y se realiza de manera pausada y con la dinámica de las tortugas los segmentos reformistas se encuentran desconectados y con poco peso dentro de las estructuras de poder, el movimiento opositor no ha podido canalizar el malestar social y no tiene la capacidad de movilización para retar el poder de las elites controladoras que erosionado todavía apela a métodos represivos con cierto existo que unido a su nula vocación de dialogo aleja del horizonte la posibilidad de que la elite gobernante encabece un proceso de reformas reales, otro elemento decisivo es que las instituciones militares son leales hasta la fecha al poder y la oposición no ha podido articular un movimiento de planificación estratégica de resistencia cívica no violenta en esta dirección, el descontento social no ha encontrado canales para consolidarse, ni liderazgo para convertirse en un desafío para las enquistadas elites.

El presidente Díaz Canel y su equipo de trabajo no han tenido el interés ni la voluntad política de entrar en la dialéctica de revisar las políticas e inclusive las concesiones filosóficas que son el sustento ideológico y preparar la ruptura moderada simplemente han sido continuidad y ajuste sistémico, pero no cambios sustanciales, el poder se adecua, pero no pierde sus esencias.         

Tercer escenario la democratización desde abajo

Los estudios sobre los procesos de cambios nos notifican que la democratización desde abajo se presenta cuando el movimiento pro democracia tiene la capacidad de presionar hasta suplantar al régimen imperante el cual se encuentra a la deriva sin apoyo de los institutos armados y el movimiento opositor es más fuerte que el régimen

Este tipo de escenario no es el más frecuente, nos parece que valorando las tendencias dominantes de la sociedad cubana por el momento es poco probable un proceso de democratización trazado en esa dirección, evaluaremos algunos de los factores que lo impiden.

Un hecho significativo en el movimiento anticastrista se produce en los finales de la década de los 70, cuando la concepción de la lucha tiene un viraje por la aparición dentro de las cárceles de régimen del Comité Cubano Pro Derecho Humano a tendiendo a la nueva estrategia que está influenciada por el énfasis de la administración Carter en la situación de  los derecho humanos en el bloque comunista y la aparición de los grupos disidente en mucho de estos países de Europa del Este este giro va renegando y desplazando la lucha armada como método de liberalización y situando el sujeto social del cambio dentro de Cuba existen hitos notable que estremecieron las estructuras del poder  por citar algunos Concilio Cubano, el Proyecto Valera que le dieron visibilidad al movimiento opositor y fueron proyectando un espacio dentro del país con pretensiones de dejar de ser una minoría significativa para tratar de  convertirse en un movimiento social con la tónica de ser pacífico y civilista.

Este movimiento fue ganando en calidad y profundidad no así en extensión se diversifica en diferente estructura que van cubriendo múltiples áreas de la sociedad y esfera su problemática es la incapacidad para articular una Estrategia planificada de resistencia cívica no violenta entre los factores que influyen en primer orden es la tecnología represiva del régimen que tiene una operatividad trasversal dentro sus filas como bien afirma el líder opositor Guillermo Fariña Hernández un estudioso de estos temas “el aparato  represivo del régimen tiene una vasta experiencia adquirida de escuelas como la KGB Soviética la stasi alemana y el ministerio de la seguridad del estado de China” que van desde el clásico vigilar y castigar hasta refinados y sofisticados mecanismos de control de la sociedad y la información.

En los últimos tiempos proyectos como el Movimiento San Isidro y la Plataforma Archipiélago trataron de activar movimientos de resistencia cívica y protestas pacíficas, pero se vieron imposibilitado de ampliarlo y de cumplir sus objetivos programáticos, algunos de sus líderes fueron encarcelados y otros tomaron el exilio por la represión y el acoso del poder.

Cuarto escenario o la pasión de Nostradamus, Cuba en la cuarta ola de democratización

Este cuarto escenario hace una valoración puntual de las tendencias que dominan la sociedad cubana la cual está sumergida en una profunda crisis sistémica, las reformas coyunturales o de reacomodo del régimen como la actualización del modelo de desarrollo socialista cubano y el ordenamiento monetario no han tenido efectos positivos y con ellas afloraron nuevas contradicciones la moneda nacional continuo su devaluación incontrolable la producción no se reanima y todos estos fenómenos gravitan sobre la masa crítica de la población que cada días ve deteriorado su nivel de vida al extremo que se profundizan y extienden grupo vulnerable y de pobreza todo estos fenómenos económico inciden en un profundo descontento popular que tienen resonancia en lo social y se profundiza las desigualdades  impulsa un éxodo continuo de jóvenes y profesionales que no encuentran en el sistema horizonte de realización apareciendo nuevos fenómenos sociales como las protestas populares en diferentes barrios de la capital y otros poblados de la geografía insular impensables en tiempos atrás que son el justo reclamos de los pobladores a sus insatisfacciones.

En este contexto y valorando estas tendencias quisiera examinar los agentes del cambio que pueden y deben incidir en procesos de liberalización social por otra parte el poder se encuentra altamente erosionado y desafiado como nunca antes por sectores cada vez mayores de la sociedad, pero con la capacidad todavía de control social y con algún paquete de medidas en lo económico que profundice lo que Mesa Lagos denomina reformas estructurales y oxigenar la depauperada economía nacional.

El escenario que se percibe para el corto y mediano plazo es la combinación de dos agentes de cambio básico y contradictorio lo que denomino el sujeto social del cambio que es cuando el movimiento pro democracia tenga la capacidad de articular el profundo y extendido descontento social con la particularidad como señala el Sr Omar López Montenegro de convertirlo en “procesos irreversibles, refiriéndose a las protestas que se producen en olas sucesivas, cada vez más cercanas unas de las otras. En la medida que los diferentes escenarios de protesta se vayan conectando entre sí, y se genere una identidad común, que no tiene que ser necesariamente una organización estructural, se acelera el proceso y la obtención de resultado. La gente necesita también a aprender consejos prácticos la espontaneidad es buena para el brote y surgimiento, pero para la permanencia en el tiempo se requiere de algún esbozo de plan o propósito común. Hoy en días las tecnologías de la comunicación favorecen estos procesos, y así intercambiar experiencias, que funciono, que no funciono, como se comportan los patrones de represión del régimen. La comunicación es clave.

Un hecho extremadamente novedoso y marca un antes y un después dentro de la compleja sociedad cubana son las protestas sociales en diferente punto de la geografía insular con énfasis en la capital de país, esta protesta   es el reflejo de la profunda crisis social que vive la nación un segmento de la población en constante crecimiento no encuentra vías de participación y realización dentro de los codificados canales oficiales y recurre a las manifestaciones pacíficas y a veces no tan pacificas para expresar sus demandas y sus profundas insatisfacciones y otro aspecto medular en esta dirección es como expresa el sr López Montenegro “la sociedad cubana está rebasando el umbral del miedo”, creo que estamos en presencia de la rebelión de un segmento silenciado de la sociedad civil alternativa o la rebelión de las bases. 

Este inédito fenómeno social puede convertirse y de hecho se está convirtiendo en el sujeto social del cambio en esa dirección deben dirigirse las acciones fundamentales del movimiento opositor y en la medida que este movimiento se extienda y profundice es y será una variable fundamental para la transición.

Las protestas ciudadanas es un elemento imprescindible para el cambio y hay que dotarla y profundizar en su condición antisistema y liberadora e impedir que el poder las mediatice y convierta en hechos coyunturales teniendo presente como manifiesta Martin Luther King “La libertad nunca es concedida voluntariamente por el opresor, debe ser exigida por el que está siendo oprimido”

Pongo en primer plano el fenómeno social de las protestas ciudadanas como un elemento de desnaturalización sistémica del régimen, desnaturalización activa, pero existen otros fenómenos de desnaturalización pasiva del régimen que la mayoría de las ocasiones son como señala el sociólogo Español Juan Linz “las trampas de las modernizaciones”  es cuando el propio régimen para buscar legitimidad introduce algún elemento que puede ser  un referendo como el caso de Augusto Pinochet en Chile, en Cuba la reforma Raulistas al mercado es un poderoso elemento de desnaturalización pasiva del régimen en la búsqueda de legitimidad o reacomodamiento de la gestión económica introduce reformas estructurales como  el mercado dándole una dinámica de autonomía a los ciudadanos que al margen de las característica de estas reforma son un hecho extremadamente significativo y niega y contradice todo el discurso anterior.

Este proceso de trampas modernizadoras es un mecanismo que la lógica tardía de los sistema en crisis necesitan para tratar de resolver  las dinámicas y contradicciones sistémicas que tiene que implementar en un proceso de reforma continua, ya que el binomio, de otras época reformas coyunturales contrarreforma preventivas está agotado, las protesta son su catalizador y la reforma el mecanismo de respuesta,  la represión intensiva tienes elevados costos políticos y tal vez el poder apele algún tipo de represión selectiva, una muestra de esto fue que las protestas del 11 de julio del 2021 precipitaron la aparición de la ley de la pequeñas y mediana empresa privada,  por supuesto el poder tratara de que se convierta en un proceso en cámara lenta pero existen factores que lo pueden dinamizar como expresa el líder opositor Librado Linares García en su artículo Cuba se Mueve... ”La sociedad civil y política autónoma debe tomar nota del nuevo escenario y apostar por articularse con la sociedad, no buscando militancias e instituciones tradicionales, sino ciudadanos en aras de su reivindicaciones” y agregaría esta búsqueda del ciudadano tiene una misión en el mediano plazo la liberalización de la sociedad y en el largo plazo el sujeto fundamental de la democratización del país.

Soy de la opinión que valorando las tendencias actuales de la sociedad cubana este cuarto escenario es el más probable de convertirse en la ruta crítica de la transición hacia la democracia en Cuba que es la vinculación de dos agentes contradictorio que en su síntesis pujaran hacia horizonte diferente, la sociedad civil alternativa impulsara el cambio y los segmentos reformista y moderados del régimen cuando se hagan mayoría trataran de buscar un sistema hibrido alguna versión tropical de China o Viet Nam con rigidez e inmovilismo en lo político y dinámicas de crecimiento económico   pero la cresta de la ola trasformadora los arrastrara hacia la democracia. 

Bibliografía consultada:
Robert Dahl, La

Por Joaquín Cabezas de León, ciudadano independiente.